Es el tercer centro de la UTN Buenos Aires y el primero que nace a partir de un Grupo de Investigación. 

 

 

El pasado miércoles 31 de agosto, el Consejo Directivo de la UTN Buenos Aires avaló la creación del Centro de Investigación y Desarrollo en Tecnologías Químicas. Este hito representa un nuevo avance en el campo de la investigación en la Facultad y una apuesta al desarrollo de nuevas producciones y transferencias en el área.

La Lic. Patricia Cibeira, Secretaria de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la UTN Buenos Aires, comenta que “este será el tercer centro de investigación de la Facultad. La particularidad es que es el primer grupo de investigación que estamos transformando en Centro, y que todo el proceso se realizó en un plazo muy corto para una institución universitaria, ya que hace apenas cinco años se creó el Grupo Investigación y Desarrollo en Tecnologías Químicas Aplicadas (IDeTQA) que ahora deviene en Centro”.

La creación de esta nueva unidad responde a un largo trabajo, orientado a la investigación, en una Facultad que al día de hoy cuenta con más de 800 personas vinculadas con esta área. Cibeira explica que “para poder llevar adelante este Centro fue necesario desarrollar y consolidar diferentes áreas. Cuando se creó, el grupo IDeTQA contaba con 8 proyectos activos; hoy en día tiene 13 proyectos activos y 10 proyectos en evaluación presentados en la convocatoria 2016. En 2011, cuando se inscribió el grupo había 21 investigadores; actualmente hay 40. En cuanto a formación de recursos humanos, pasamos de 17 a 33 becarios, desde el origen del Grupo al día de la fecha. Asimismo, pasamos de tener 2 a contar con 9 doctorandos en tan sólo 5 años. Todos estos datos implican un esfuerzo enorme de planificación, de trabajo, de constancia y todo esto en realmente poco tiempo”.

El Dr. Marcos Cohen, Director del grupo IDETQA y la persona postulada para dirigir el futuro Centro de Investigación y Desarrollo en Tecnologías Químicas, apunta que “la idea del centro es una continuación de lo que fue inicialmente la propuesta del grupo IDeTQA, que fue aprobado por resolución de Consejo Superior en julio de 2011 y cuya actividad fue creciendo en cuanto al número de integrantes del grupo y de la producción realizada. Consideramos que hemos llegado a un nivel de madurez que permite la postulación para convertirnos en Centro de Investigaciones y Desarrollo.  El proyecto fue aprobado por el Consejo Directivo y ya se remitió a la consideración del Consejo Superior de la Universidad”. Junto con el Dr. Cohen, la Dra. María Cristina Di Stéfano sería la vicedirectora del Centro de Investigaciones.

En cuanto al rol que tiene la vinculación y la transferencia de los aportes que se realizan, Cohen señala: “Si hablamos de Tecnologías Químicas (y más aún, en la Universidad Tecnológica)  tenemos que pensar siempre en su aplicación. Lo importante es generar conocimientos que puedan ser transferidos y utilizados, por lo que para nuestras investigaciones convocamos a referentes de otras instituciones y empresas que participan en el proyecto, contemplando puntualmente este aspecto”, comenta el Dr. Cohen.

Al respecto, la Lic. Cibeira agrega que “en relación a los múltiples logros obtenidos en términos de transferencia y cooperación, se destaca el trabajo en conjunto con Tenaris, a partir del cual se desarrolló un método de revestimiento térmico, que dio lugar a una patente. Al mismo tiempo existe un proyecto, con financiamiento de la UNESCO, del que participan un conglomerado de universidades e institutos de cuatro países de la Comunidad Europea y América Latina, llamado ERANET LAC, por medio del cual se recibieron 48.000 euros para su desarrollo en la Facultad. Como parte de este proceso de internacionalización de la investigación, se desarrolló un proyecto (y se espera completar dos más), con el Instituto Peruano de Energía Nuclear, lo cual es muy importante para la Facultad en términos de cooperación internacional”.

En otro orden de cosas, ambos profesionales coinciden en que los alumnos del Departamento de Ingeniería Química se han beneficiado con la existencia de los distintos posgrados vinculados al sector. Al día de hoy la carrera cuenta con ocho asignaturas electivas ligadas a  proyectos de investigación y desarrollo, y a las líneas de investigación que allí se proponen. “Cuando acreditamos las carreras de grado ante la CONEAU (Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria), de acuerdo a lo estipulado por la Ley de Educación Superior, se planteó la necesidad de articular los ejes de investigación, grado y posgrado. En estos momentos esa integración es plena; a través de la actividad del Centro de Investigación y Desarrollo, de la enseñanza de grado a través del Departamento de Ingeniería Química, y del Doctorado en Ingeniería Química con Mención en Tecnologías Químicas”, detalla Cohen.

María del Carmen Gutierrez, Directora de la Carrera de Ingeniería Química, explica: “Uno de los objetivos de nuestro Departamento es que la investigación en tecnología química se consolide y permita abrir nuevas perspectivas y horizontes para los años venideros”.

“Al generar  proyectos que vinculan asignaturas electivas de grado, con la investigación y el posgrado, y ahora con las líneas de este futuro Centro, se genera una sinergia entre estos tres niveles,  que resulta muy positiva.  El objetivo a futuro consiste en dar un salto en la calidad de las producciones e investigaciones para poder acceder a revistas internacionales de mayor nivel”, agrega Gutierrez.

Desde hace más de diez años la UTN Buenos Aires asumió el compromiso de desarrollar una serie de políticas orientadas a la investigación, la producción científica y el estímulo a la formación de posgrado. “Este es un proceso que en nuestra Facultad arrancó hace poco más de una década. En Ingeniería Química estábamos casi en pañales, pero con la voluntad de iniciarnos en investigación. Intentamos romper con la premisa que propone que el ingeniero debe dedicarse a la profesión y que no puede hacer aportes en investigación, lo cual es una noción que ha quedado obsoleta. Ahora el ingeniero químico participa de otro tipo de investigación, que es la investigación tecnológica que tiene tanta importancia como la rama científica”, concluye Cohen.

En la actualidad el Departamento de Ingeniería Química cuenta con cinco líneas de investigación consolidadas: tecnologías de los alimentos; biotecnología; tecnología de los materiales; estudios medioambientales; y radioquímica y aplicaciones nucleares. Durante el mes de Agosto la CONEAU acreditó con categoría A el Doctorado en Ingeniería Química con Mención en Tecnologías Químicas, un posgrado dirigido a persona con título de grado (no necesariamente ingenieros) y que al día de hoy cuenta con casi 20 doctorandos, entre los que hay estudiantes de países limítrofes y de otras universidades.

 

 

Septiembre 2017
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30