Esta semana quedará terminado el pozo que se comenzó a perforar en marzo pasado, en el costado sur de la cancha de césped, donde se colocará la bomba de extracción de agua para alimentar los sanitarios, una red de incendios (a instalar) y regar los espacios verdes de la facultad.

Los trabajos han sido realizados por la empresa Experterra, ganadora del concurso de precios y consistieron en perforación, cementación, perfilaje y aseguramiento de la boca del pozo; ahora se colocará la bomba.

El reducto subterráneo tiene 160 m de profundidad por 0,2 m de diámetro; la bomba va colocada a los 130 m.

Además del riego y la alimentación de baños se prevé presurizar una red contra incendios, la cual sería adquirida e instalada en cuanto sea posible.

Las aguas extraídas de las napas subterráneas (denominadas “aguas grises”, por no estar potabilizadas) se almacenarán en una cisterna que se encuentra al lado de la planta piloto de Química que tiene una capacidad de 60 mil litros y que es donde actualmente se deposita el agua que se compra para riego, la cual, gracias a la instalación de la bomba; ya no hará falta continuar comprando agua en camiones, como se hacía desde hace muchos años.

 

 

Septiembre 2017
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30