#IngenierxsDelMundo #EstudioEnUTN 

 

 

Facundo Quallio es estudiante de Ing. Electrónica de la UTN San Nicolás. Es el primer alumno de nuestra casa de estudios que viaja a Alemania a través del programa impulsado por la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) y el Servicio Alemán de Intercambio Académico (DAAD).

La beca de Facundo se inició en septiembre de 2017 y finalizó en febrero 2018.  El alumno aún se encuentra en Alemania,  ya que extendió su fecha de regreso a Argentina al lograr una pasantía en la localidad de Heidelberg. En agosto, lo tendremos de vuelta por la Regional.

En esta nota realizada a distancia, nos cuenta sobre esta experiencia única que lo ayudó a crecer personal y profesionalmente.

“Estuve viviendo en el Campus de la Universidad TU Ilmenau, en Ilmenau, Thuringen. Si lo buscan en Google Maps verán que es un pequeño pueblo”, comienza a contar Facundo. La ciudad de Ilmenau tiene una población de 25 mil habitantes y está ubicada en Alemania central. “En la Universidad hay gente de todos lados: Pakistan, China, India, México, Venezuela, Colombia, Irán. He vivido con gente de 'todos los colores y con todos los idiomas'.”

“Durante el mes de septiembre hicimos un SOMMERKURZ, curso de verano de idioma. Y en octubre comenzamos a cursar hasta principios de febrero. Cursé dos materias y trabajé en un laboratorio que está en el campus de la Universidad que se llama Fraunhofer IDMT. Trabajé en el proyecto “Laermonitor”, procesando señales de audio.”

 

Vivir y estudiar en Alemania

 

Respecto a la experiencia de vivir y estudiar en otro país sostiene: “algo importante que aprendí, es cómo funciona la Universidad y el Laboratorio. De qué manera se organizan, cómo se trabaja, sus horarios.”

“Se aprenden muchas, muchas cosas. No te alcanza la cabeza para procesar tanta información, porque todo el tiempo ocurren cosas nuevas e inesperadas y todos los días hay nuevos retos. Y aunque a veces parezcan pequeñas cosas, todos los días hay que afrontar una situación nueva.”

“En lo personal, pude armar una opinión acerca de la sociedad alemana y Alemania como país. Recorrí varias ciudades y traté de entenderlos, de saber cómo son. En su mayoría son como se dice: lejanos, fríos, especialmente en el este de Alemania, donde yo estuve. Pero algo que es increíble y es lo organizados que son; en Alemania aprendí a ser puntual y a respetar el tiempo de los demás.”

“Algo positivo que aprendí de ellos, es que como argentinos tenemos muchos prejuicios. Ellos casi no tienen prejuicios, al menos no tantos como nosotros. Acá en Alemania, vos podés ser gordo o flaco, alto, o bajo, te podés teñir el pelo del color que quieras, podés escuchar la música que quieras, hasta podes ir a trabajar en sandalias con medias en invierno y nadie te va a mirar raro ni preguntar algo, ni nada”, sostiene Facundo.

“Y otra cosa importante es que Europa te da muchas posibilidades de desarrollarte y crecer”, agrega.  

 

Aprendizajes de vida

 

Sobre qué aprendizajes le está dejando la experiencia responde: “aprendí a valorar más todo lo que tengo en Argentina.” 

“El día que me enteré de que la beca era mía, ya aprendí algo: que cada uno puede llegar a donde quiere llegar, no es imposible ni a veces tan complejo, sino que hay que trabajar en dirección a lo que queremos, coherentemente con ese sueño o esa meta. Puede llegar antes o después, pero llega.”

“Hice amigos y mejoré mucho mi alemán. Además tengo un montón de puntos de vistas nuevos y distintos acerca de la vida en general, que antes ni se me hubieran ocurrido. Todo esto suma para lo personal pero también para la vida profesional. Conocí un montón de gente nueva y eso no tiene precio. Son seis meses afuera, creando una nueva casa, entendiendo que nuestra casa somos nosotros, y cual caracol, la llevamos para todos lados.”

 

Volver a la FRSN

Facundo nos cuenta que “de la UTN de todo el país éramos 9 en total de distintas regionales. Todos tenían algún compañero de Facultad que les contó o aconsejó acerca de esta beca. Ninguno de los chicos o chicas que viajaron a Alemania se arrepienten de haberlo hecho, sino todo lo contrario.”

A su regreso quiere compartir con ganas, su experiencia con la comunidad de la FRSN para que otros accedan a la beca: “quiero que los alumnos se enteren de que estas becas existen, de que son factibles y las pueden alcanzar. Yo no soy ningún superdotado, solamente fui coherente con lo que quise y acá estoy. Cuando vuelva quiero compartir lo vivido, e intentar contagiarlo. No quiero ser el único que ha viajado de la Regional.”

 

Diciembre 2018
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31