Lo dijo el Decano de la UTN Avellaneda, Ing. Jorge Omar Del Gener, en el acto homenaje a 90 años del nacimiento de Azucena Villaflor, realizado en la Facultad.

Si

La Facultad Regional Avellaneda de la Universidad Tecnológica Nacional, realizó una retrospectiva fotográfica en homenaje al nonagésimo aniversario del nacimiento de Azucena Villaflor, una de las fundadoras de la asociación Madres de Plaza de Mayo, y detenida desaparecida el 10 de diciembre de 1977, tras iniciar la búsqueda de su hijo Néstor, desaparecido el 30 de noviembre de 1976.

“Es un honor para la Facultad realizar este homenaje”, expresó el Decano de la Facultad, Ing. Jorge Omar Del Gener, durante la apertura, y destacó la importancia del encuentro “porque Azucena es hija de Avellaneda y un emblema de la lucha contra la dictadura, por eso este acto es lo mínimo que podemos hacer para reconocer su lucha”.

Del encuentro participaron dos Madres de Plaza de Mayo: Aida Sarti –quien compartió con Azucena las últimas horas antes de su desaparición–, y Blanca Freitas. Aida Sarti tomó la palabra y comentó: “Azucena estaba preparando una solicitada para publicar sobre los secuestros del 8 de diciembre de 1977. Había temor de hacerlo, pero ella igual lo llevó adelante, y lo pagó con la vida”. “Fue una mujer maravillosa, entrañable, y la recuerdo cada día”, afirmó. También estuvieron presentes miembros de la Comisión por la Memoria de Dock Sud.

Antes del cierre, Pedro y Cecilia De Vincenti, dos de los cuatro hijos de Azucena, se manifestaron agradecidos por el desarrollo de la actividad y recordaron a su madre. “La dictadura quiso eliminar a 30 mil compañeros de la faz de la tierra, algunos cuerpos, como el de mi mamá, pudieron ser recuperados e identificados y, de esta manera, los familiares de los desaparecidos hemos podido cerrar cierta parte de la historia”, expresó Pedro, y agregó: “Quienes asesinaron a nuestros familiares hoy están siendo juzgados; nosotros no pedimos venganza, nos sumamos al método de las Madres, pedimos justicia, memoria y verdad”.
Cecilia, por su parte, recordó que “mi mamá era una mujer común, normal. La historia la hizo cambiar, la desaparición de Néstor generó que lo buscara, que siguiera su lucha. Mi papá muchas veces le dijo que se estaba exponiendo, y ella le contestaba que no importaba, solo quería saber qué había pasado con mi hermano, y eso la hizo maravillosa, para nosotros, y para la sociedad en su conjunto. Es un honor ser su hija”.

El encuentro fue realizado el viernes 4 de abril en el Hall de las Artes de la Facultad, en la sede ubicada en Av. Mitre 750, organizado por la Secretaría de Cultura y Extensión Universitaria.

Noviembre 2017
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30